Costarricenses consideran necesaria receta médica para píldora del día después

Costarricenses consideran necesaria receta médica para píldora del día después

| 09:07 am

dia_despúes.jpgSan José.- El 14 de junio de 2019 se puso a la venta la  píldora del día después Levonorgestrel, la cual recibió aceptación y oposición de diversos sectores, sin embargo la mayoría de los costarricenses considera que definitivamente se debe contar con una receta médica para adquirirla.

La encuesta Actualidades de la Escuela de Estadística de la Universidad de Costa Rica (UCR), realizada a 1.215 costarricenses mayores de edad en todo el país en 2019, revela que el 63,8% de los costarricenses conoce este método anticonceptivo de emergencia, sin embargo el 50,5% de ellos está en desacuerdo con que se venda a cualquier persona sin receta médica, mientras que el 40,8% sí lo aprueba.

Le puede interesar 

CCSS logró reprogramar el 98% de citas y cirugías perdidas

Los estudiantes Daniela Gamboa Borbón, Iván León González y Nancy García Ureña, bajo la supervisión del docente Johnny Madrigal, detectaron que el 48,7% de las personas de acuerdo con el libre acceso son jóvenes, el 56,6% con educación universitaria y el 51% no practica ninguna religión.

Hay mucha población costarricense que desconoce sobre esta pastilla y en general sobre cualquier método anticonceptivo y lamentablemente son quienes no tienen un nivel alto de educación.

Como bien lo explicó en su momento Daniel Salas, ministro de Salud, la píldora debe utilizarse como máximo 72 horas después de mantener la relación sexual sin protección por anticonceptivos tradicionales, o bien si se rompe el condón. Además dijo que se modificó la reglamentación para obtener el medicamento por su mecanismo de acción.

Le puede interesar 

Industria plástica de Costa Rica busca alternativas más sostenibles

“Es un anticonceptivo de emergencia, la efectividad se aplica a las 72 horas postcoito y aumenta mucho más su efectividad si se toma durante las primeras 12 horas postcoito”, explicó.

También aseguró que no se trata de un fármaco abortivo, sino que es un mecanismo de anticoncepción de emergencia que inhibe la ovulación e impide o retarda el paso del espermatozoide por la trompa tubárica para que tenga lugar efectivamente la fecundación.

“A todas las personas mayores de 18 años y más se les preguntó por las actitudes hacia estos métodos y se encontró que magnitudes importantes se encuentran de acuerdo o muy de acuerdo con su uso si la mujer sufriera una violación (75,5%), si está preocupada por haber tenido relaciones sin protección (60,4%) y si duda de la efectividad del método usado (59,8%)”, indicó Gamboa.

Añadió que quienes se identifican con una actitud negativa hacia el medicamento (26%) fueron mujeres, personas mayores de 50 años y las que tienen niveles de educación en primaria o menos, además de aquellas que practican alguna religión.

Fuente: https://diarioextra.com

Síguenos

No hay próximos eventos!