Las biofarmacéuticas españolas en la competencia por liderar el sector

Las biofarmacéuticas españolas en la competencia por liderar el sector

| 07:00 pm

Bio.jpg

Las empresas farmacéuticas y biotecnológicas españolas protagonizan acuerdos para reforzar su negocio y cartera de productos, desinvertir en activos no estratégicos o para dar entrada a nuevos accionistas.

2019 está siendo otro ejercicio récord de fusiones y adquisiciones en la industria farmacéutica mundial a lo que las empresas farmacéuticas y biotecnológicas españolas no han permanecido al margen.

Le puede interesar:

Reglas para investigación biomédica estarán para 2020

Estas, también han protagonizado operaciones para reforzar su negocio o cartera de productos vía compras de compañías o de activos en unos casos, mientras que en otros han dado pasos para desinvertir en algunas actividades o entrada a nuevos accionistas.

La última operación la protagonizó Esteve, que acaba de anunciar la venta de su división de genéricos Pensa Investments, por 320 millones de euros, a la japonesa Towa Pharmaceutical.

La empresa española ya comunicó su intención de concentrar su negocio en producto propio y en el área de medicina especializada.

Le puede interesar:

Pfizer distinguida como la farmacéutica con mejor reputación en México

Entre las operaciones del año, Alantra Private Equity anunció la integración de las empresas Imegen, Genycell Biotech y Health in Code para crear el líder español en diagnóstico genético, un mercado que crece a doble dígito y cada vez más importante en la medicina preventiva, personalizada y de precisión.

El nuevo grupo aspira a seguir creciendo internacionalmente (ya está en Estados Unidos, Reino Unido, Francia y Alemania) e integrar más firmas nacionales e internacionales.

En el capítulo de compras, la japonesa Kaneka lanzó una opa sobre AB-Biotics para comprar el 60,24% que no controlaba y excluirla de Bolsa, valorando la biotech en unos 63 millones de euros.

Le puede interesar:

Este proyecto definirá futuro ensayos clínicos

El grupo Navarro Infarco, dueño del fabricante de genéricos Cinfa, vendió a la gestora de capital riesgo Keensight Capital la mayoría de la biotecnológica especializada en medicamentos biológicos 3P Biopharmaceuticals.

Charme Capital Partners cedió al fondo sueco EQT su participación en Igenomix, una spin off del Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) de servicios avanzados de diagnóstico genético para clínicas de salud reproductiva.

Charme impulsó la expansión internacional de Igenomix, que está presente en más de una docena de países.

Asimismo, la alemana Riemser Pharma se hizo con Zaltanpharma, de distribución multicanal de productos farmacéuticos (sobre todo, oncología, urología y medicina del dolor), entrando en el mercado español.

Venta de activos

Ferrer avanzó en la venta de activos no estratégicos para centrarse en la investigación y fabricación de productos farmacéuticos de marca propia.

Le puede interesar:

Descubren nuevos fármacos para el cáncer de mama metastásico

Este diciembre, el fondo de capital riesgo Riverside compró su empresa de principios activos farmacéuticos (APIs) HeathTech BioActives, con plantas en Murcia y Barcelona.

En junio, fue Nazca Capital la que adquirió el 85% de Diater (laboratorio de productos de diagnóstico y tratamiento de inmunoterapia para enfermedades alérgicas) por 45 millones.

A principios de año, Ferrer traspasó su división de genéricos (Tarbis Farma) a Amarox, filial europea de la india Hetero.

Almirall se desprendió en marzo de su negocio de estética ThermiGen, con sede en Dallas (Estados Unidos), que adquirió Celling Biosciences. Meses antes, Almirall había comprado la cartera de productos dermatológicos de Allergan en una operación de 474 millones de euros.

Otras farmacéuticas españolas se lanzaron a la compra de activos. Faes Farma prosigue con su estrategia de adquisiciones y ha invertido 20 millones de euros para hacerse con la colombiana BCN Medical, que contribuirá a su expansión internacional, especialmente en Iberoamérica.

Grifols ha tomado el 51% de la estadounidense Interstate Blood Bank (Ibbi) que no tenía por 100 millones de dólares.

Reig Jofre ha comprado el portfolio de productos acabados y nutracéuticos de Bioibérica, y SuanFarma una planta de fabricación de APIs en Rovereto (Italia) a Sandoz (Novartis) para ampliar su capacidad de producción.

Lyophilization Services of New England (LSNE), que presta servicios de liofilización para la industria farmacéutica, ha comprado una planta en León. Será su primera instalación en Europa, donde fabricará jeringas precargadas y productos complejos como emulsiones, suspensiones, formulaciones liposómicas y productos de nanopartículas.

Cantabria Labs y Labiana Life Sciences han aprovechado para reforzarse en el exterior. La última operación del grupo Cantabria Labs (antes Industrial Farmacéutica Cantabria) fue en diciembre al adquirir la mayoría de la portuguesa Dieticare para ampliar su negocio de nutrición clínica en el país vecino.

A principios de año, compró el laboratorio dermatológico francés ACM. Dentro de su diversificación, Cantabria Labs entró hace justo un año en el mercado de mascotas al incorporarse al capital de Stangest.

Labiana, con actividad en salud humana y animal, ha ampliado su cartera en este último campo con la compra de una empresa en Turquía (Zoleant Pharmaceutical) y otra en Serbia (Veterinarski Zavod Subotica).

Rovi y PharmaMar

El laboratorio madrileño Rovi tiene en la adquisición de licencias de fármacos una vía para mantener el crecimiento sostenido de su negocio de especialidades farmacéuticas. Este año pagaba nueve millones de euros a Hexal (una compañía de Sandoz) por Falithrom para distribuirlo en Alemania. Se trata de un fármaco para la prevención y tratamiento de la trombosis y de los derrames cerebrales.

También se hizo con ciertos derechos del antihistamínico Polaramine para distribuirlo en España y Francia, dentro del acuerdo que alcanzó con MSD por el que desembolsó 13,5 millones de euros por la licencia. Rovi ha anunciado este año una inversión de 24 millones de euros para construir una nueva planta de fabricación del principio activo de las heparinas en Granada.

Según destaca https://www.expansion.com, PharmaMar ha vivido en 2019 un cambio de escenario, avanzando en los planes que se marcó para que el negocio experimente un crecimiento exponencial.

Este mes presentaba ante la FDA, la agencia reguladora del medicamento en Estados Unidos, el registro de su antitumoral de origen marino Zepsyre (lurbinectedina) para tratar el cáncer de pulmón microcítico recurrente en monoterapia bajo el procedimiento de aprobación acelerada, una vía libre que el regulador americano dió en verano a la biofarmacéutica española.

Días después, PharmaMar anunciaba un acuerdo de licencia de Zepsyre, de cuya distribución en Estados Unidos se encargará Jazz Pharmaceuticals, y por el que la española podría llegar a recibir hasta 900 millones de euros, en función del cumplimiento de una serie de hitos. PharmaMar confía en que Zepsyre sea un fármaco superventas, que puede llegar a aportar hasta 1.000 millones de ingresos anuales.


Buscar